Impresión 3D: acabado piedra.

Acabado piedra empleando: 1.filamento, 2. spray y 3. pincel.
Acabado piedra empleando: 1.filamento, 2. spray y 3. pincel.

Seguramente, alguna vez has querido dar un acabado más artístico a tus piezas y quitarle ese aspecto plástico, pero has pensado que sería muy complicado. Así que, ni siquiera lo has intentado.

Llevo tiempo investigando y haciendo pruebas para hacer de mis impresiones 3D objetos únicos y con esencia. Por eso, voy a dedicar este post a explicar cómo dar aspecto de piedra a tus piezas, de tres formas distintas.

1. Material acabado piedra.

La forma más sencilla y cómoda es utilizar un material que le aporte el aspecto de piedra, sin tener que hacer un postprocesado.

Es el método ideal para gente que no tiene dotes artísticas o que no quiere pasar trabajos.

Actualmente, creo que la gran mayoría de marcas de materiales de impresión 3D tienen algún filamento con acabado piedra. Yo he probado el PLA acabado mármol de Amolen , y la verdad es que me ha sorprendido.

La diferencia de precio con respecto a un PLA básico no es mucha. Si quieres comprarlo vía «una plataforma de compras online muy conocida», puedes conseguir la bobina de 1 kg. desde 20€ hasta 30 €.

Placa impresa con filamento acabado mármol de Amolen.
Placa impresa con filamento acabado mármol de Amolen.

Igual no es tan realista como el acabado que conseguimos con los otros métodos, pero es un acabado que de lejos, tu mente identifica como piedra, y que de cerca, sorprende, y no recuerda al típico plástico insulso.

Si queremos darle un aspecto más realista podemos aumentar la percepción de nuestra mente con modelos que no sean lisos, sino, que presenten cierta porosidad. Ya que salvo la piedra pulida, la gran mayoría de superficies de piedra suelen ser bastante irregulares.

Pieza con superficie irregular impresa con filamento acabado piedra.
Pieza con superficie irregular impresa con filamento acabado piedra.

Para dar porosidad a nuestros modelos 3D existen diferentes opciones. Según el software de modelado 3D que utilices o tus conocimientos, puedes modificar una pieza para que presente cierta irregularidad.

Os voy a mostrar algunas posibilidades que se podrían hacer con Blender, el software que utilizo yo, pero seguramente, exista algo similar en otros softwares.

Hay muchas formas de dar aspecto de piedra a una pieza, pero en este vídeo os muestro como modificar la malla de forma manual, con esculpido digital o aplicando una textura de piedra.

2. Pintar con spray acabado piedra.

Si eres de los que no les gusta tener una colección de bobinas con diferentes materiales, y prefieres tener un par de colores básicos con los que imprimir todo tipo de piezas, puedes optar por pintarlas para marcar la diferencia.

Este método es ideal para gente que no se lleva bien con brochas y pinceles, y que no se quiere complicar demasiado la vida.

En cualquier tienda de bricolaje podéis encontrar un spray con acabado piedra. Son un poco más caros que los sprays básicos de pintura , pero merece la pena, porque tanto el aspecto como la textura dan el pego.

Yo he utilizado un spray de pintura con base acuosa acabado granito arena de la marca CRC que suele costar sobre 15 €.

En este caso, no es necesario darle porosidad a la pieza, porque el spray ya deposita una serie de partículas que le otorgan esa irregularidad a la superficie.

Cuando presionas el spray parece como si estuviese expulsando virutas de coco. También recuerda un poco a los spray para decorar con nieve en Navidad. Por lo que puede resultar un poco pringoso o grimoso, y pone todo bastante perdido. Incluso puede recordar un poco a una vomitona.

Antes y después de aplicar el spray (3 manos).
Antes y después de aplicar el spray (3 manos).

No es una pintura que genere una capa uniforme que cubra toda la superficie, sino, que es necesario dar varias manos para poder tapar o cubrir el material de impresión por completo. Si imprimimos en blanco, negro o gris y queremos aprovechar el aspecto del material, podemos dar un par de capas y listo.

Antes y después de aplicar el spray (2 manos).
Antes y después de aplicar el spray (2 manos).
Detalle del acabado si el material de abajo es negro y no creamos una capa uniforme con el spray.
Detalle del acabado si el material de abajo es negro y no creamos una capa uniforme con el spray.
Detalle del acabado si el material de abajo es blanco y no creamos una capa uniforme con el spray.
Detalle del acabado si el material de abajo es blanco y no creamos una capa uniforme con el spray.
Detalle del acabado si el material de abajo es gris y sólo damos una mano de spray.
Detalle del acabado si el material de abajo es gris y sólo damos una mano de spray.

Al ser de base acuosa, tarda bastante en secar. Pero una vez que está bien seca, por mucho que metas la uña o intentes rallarla, ofrece una estupenda resistencia, por lo que no hace falta darle ningún barniz o protección.

Por poner una pega, sería, que al no ser una capa uniforme y fina de pintura, se pierden bastante los pequeños detalles que quedan cubiertos o deformados por las partículas. En piezas grandes o sin muchos detalles, no tendríamos inconveniente, pero en piezas como las que he utilizado de cobayas, se pierde bastante definición e información con respecto a las impresiones originales.

3. Reproducción manual.

Para reproducir un material, primero hay que conocer las características principales que definen su aspecto y los factores que pueden alterarlo.

Como pueden ser su brillo, porosidad o cromatismo, porque son las que analiza nuestro cerebro para discernir un material de otro.

Y factores de alteración, como óxido, cambios de color, manchas, etc. sobre todo si queremos simular objetos antiguos, o por los que ha pasado cierto tiempo.

De este modo, iremos recreando todos estos elementos para darle un aspecto más realista a nuestras piezas.

También podemos ayudarnos de una foto o fijarnos en un objeto real que nos sirva de modelo para imitar lo que vemos.

En este caso, se trataba de recrear una pieza de granito con bastantes siglos de antigüedad, conservada a la intemperie y expuesta a diversos fenómenos atmosféricos. Por lo que las manchas, imperfecciones e irregularidades van a conferirle mucha personalidad.

PASO 1: resaltar irregularidades.

Primer paso, resaltar las inscripciones y concavidades de la superficie. Para ello, vamos a simular suciedad que se va acumulando en ellos a lo largo del tiempo.

Vídeo demostración del paso 1.

PASO 2: aportar cromatismo.

Las piedras no tienen un aspecto monocromo uniforme, por lo que vamos a darle una gama de tonalidades que le aporten naturalidad.

Video demosración del paso 2.

PASO 3: pequeños detalles.

Podríamos dejar así nuestra pieza, pero dicen que la excelencia está en los pequeños detalles. Por eso, vamos a recrear los minerales que conforman el granito con pequeñas salpicaduras de negro, dorado y plata.

Video demostración del paso 3.
Detalle de las salpicaduras.
Detalle de las salpicaduras.
Antes y después de reproducir de forma manual el acabado piedra.
Antes y después de reproducir de forma manual el acabado piedra.

Al ser una pieza con una superficie tan irregular, no es probable que la pintura tenga problemas de adhesión. Pero para protegerla de arañazos o rascaduras, puedes aplicarle un barniz mate con base acuosa, debido a que la pintura también lleva base acuosa.

Y hasta aquí, las tres formas de darle a nuestras impresiones 3D un aspecto de piedra. Dependiendo de los gustos, habilidades y del tipo de pieza, puedes decantarte por uno u otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *