Wapiña

Demostración de diferentes salidas para un mismo modelo según el uso que se le quiera dar.

Resumen

Un modelo 3D es una representación tridimensional de un objeto o escena en un entorno virtual

Una vez que tienes el modelo, puedes realizar modificaciones o darle diferentes salidas/formatos para emplearlo en más de un proyecto.

Modelo 2D vs modelo 3D

Imágenes

Mediante un proceso de renderización, se pueden generar diferentes vistas o capturas del modelo 3D. Igual que si le sacásemos fotografías a un objeto real.

Además, se puede definir el formato de imagen que necesites.

Imágenes para incluir en publicaciones, proyectos o modificar del mismo modo que lo haríamos con una fotografía.

Diferentes imágenes de Wapiña.

Animaciones 3D

Una animación 3D no deja de ser más que una secuencia de diferentes imágenes que generan la sensación de movimiento.

Primero, tenemos que configurar y fijar las diferentes posiciones o modificaciones a lo largo de una línea de tiempo. El programa interpreta esa información para generar una imagen o fotograma por cada paso en esa línea.

Para que el programa genere un video con la secuencia, tan sólo tenemos que configurar el formato de salida, e indicar el inicio y fin de nuestra línea de tiempo.

De este modo, podemos dar vida a nuestros modelos configurando movimientos o expresiones faciales.

Vista del programa y el proceso de animación.

Realidad Aumentada (AR)

La Realidad Aumentada es una tecnología que permite visualizar modelos 3D interactuando con el mundo real a través de un dispositivo. Además de una cámara que capte el mundo real, y de un procesador que combine esa imagen con nuestro modelo, necesitamos un software que gestione el proceso.

Para integrar nuestro modelo en este tipo de software, es necesario exportar nuestro modelo en formato glTF con sus texturas, para indicar su forma y aspecto.

Fotografía con Wapiña en el Photocall de la WordCamp Pontevedra mediante AR.

Impresión 3D

La impresión 3D es un proceso de fabricación del que se obtiene un objeto a partir de un modelo 3D depositando material por capas.

Haciendo ciertas modificaciones para que nuestro modelo sea imprimible, y exportándolo en un formato de malla poligonal, podemos importarlo en un software de laminado para impresión. Este software interpreta la forma de nuestro modelo y genera el archivo que dará las instrucciones a la impresora.

Impresión 3D de Wapiña.